¡Pide tu presupuesto!
Toldos
Toldoibérica
Toldos
Toldoibérica
Toldos
Toldoibérica
previous arrow
next arrow
Slider
Velas enrollables automáticas

Velas enrollables automáticas

previous arrow
next arrow
Slider

Si está buscando unas velas enrollables automáticas de la más alta calidad, cuente con las que ponemos a disposición de los clientes en Toldos Ibérica. Se trata de la vela Soliday-C, que es automática y ofrece el máximo confort y una alta usabilidad, pues es automática.

Este tipo de vela cuenta con sensores de viento y de sol, lo que significa que se regula de manera autónoma y garantiza la seguridad del usuario incluso cuando este no se encuentre cerca. Pero, de todas formas, cuenta con un sistema de accionamiento individual que se lleva a cabo con un mando a distancia.

La Soliday-C es una vela enrollable de manera diagonal que se basa en una técnica patentada y que ofrece una sujeción dinámica de la misma. Es muy resistente a las inclemencias meteorológicas y a las cargas repentinas, como pueden ser las fuertes rachas de viento o una lluvia de una intensidad extrema. La vela solar amortigua todo esto porque siempre está tensada.

Gracias a la técnica de sujeción dinámica se consigue que el sistema de la vela Soliday-C sirva tanto para proteger del sol a los usuarios como de las lluvias, incluidas las más intensas.

El sistema Soliday-C es mucho más dinámico que un toldo clásico porque su área es muy grande y esto permite que pueda dar sombra con un accionamiento automatizado de confort. Se enrolla sobre el eje del motor horizontal, que se puede colocar en un muro o en una pared (igual que se hace con un toldo extensible más tradicional).

La solución patentada que ofrece esta vela permite que se pueda extender hasta un total de 7 metros. Puede venir en varias formas: tanto en triangular con un mástil, como en rectangular con dos mástiles. Según prefiera el usuario, se puede tensar de manera horizontal o con la inclinación que guste.

Con esta nueva forma de dar protección solar y contra la lluvia a las personas se consiguen nuevas formas de diseñarlo, algo que muchos han llegado a llamar “una delicia arquitectónica para las horas del verano”.